LO DENUNCIA EL ABOGADO DEL REPRESOR GUGLIELMINETTI  

Ex agente de la dictadura acusado en México

Raúl Martins Coggiola trabajó para la SIDE entre 1974 y 1987 y ahora dirigiría una red de prospitución donde trabajarían unas 150 mujeres en condiciones de “semiesclavismo”. En 2002, habría dejado la Argentina para escaparse de la Justicia.

Un ex agente de inteligencia durante la dictadura militar, Raúl Luis Martins Coggiola, sería el líder de una red de prostitución de lujo en los balnearios mexicanos de Cancún y Playa del Carmen. En esos clubes nocturnos trabajarían unas 150 mujeres, la mayoría argentinas y brasileñas, que ejercen la prostitución en condiciones de “semiesclavismo”.

Martins sería el regente de los clubes nocturnos "The One" de Cancún y "Maxim", de Playa del Carmen, que tienen como clientes a políticos, narcotraficantes y empresarios, según publica hoy el diario mexicano Reforma.

La red de prostitución incluye unas 150 mujeres, en su mayoría argentinas y brasileñas, que realizan su trabajo " de manera cercana al semiesclavismo", dijo el abogado Claudio Lifschitz, que en la Argentina fue prosecretario del ex juez Juan José Galeano de 1995 a 1997 y ahora asesora a ex represores, como el ex agente de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) Raúl Guglielminetti.

En la red, en la que participarían también la esposa de Martins, sus dos hijos y sus cuñadas, las prostitutas "viven casi encarceladas" y, según la acusación, son obligadas a pagar multas de hasta 500 dólares si se visten mal o aceptan citas con clientes fuera del trabajo.

Para ello, el ex agente de la SIDE contaría con protección del ex gobernador Joaquín Hendricks, del empresario mexicano-libanés Isaac Hamui, el delegado de la Procuraduría General de la República en Quintana Roo Pedro Ramirez, funcionarios de migración y policías.

Martins, que llegó a México en mayo en 2002 y ya tendría el permiso de residencia vencido, fue agente de la SIDE de 1974 a 1987 y durante la dictadura realizó tareas de seguimiento de militantes desde la Base Billinghurst en Buenos Aires en el marco del plan represivo.

Lifschitz afirma conocer bien los negocios de Martins porque trabajó para él durante siete años, hasta que se distanciaron, y dice que decidió revelar todos los negocios de su ex cliente para proteger su vida.

La causa del alejamiento habría sido que Martins "lo presionó para que cambiara su testimonio judicial" en la causa que llevaba Galeano por el atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que dejó 85 muertos el 18 de julio de 1994.

Según Lifschitz, el ex agente de la SIDE, conocido entonces con el nombre de guerra Aristóbulo Manghi, "El Profesor" o "El Pini", pretendió hacerle cambiar su versión de que el juzgado estaba extorsionando testigos, fraguando pruebas y destruyendo pistas para proteger al ex ministro del Interior Carlos Corach y al ex presidente Carlos Menem.

" Ya nada tenía que hacer en México, y además tenía miedo. Gente amiga me aconsejó regresar a la Argentina porque podía pasarme algo y aparecer muerto en cualquier lugar", denunció.

Lifschitz dijo que Martins dejó la Argentina en 2002 "para distanciarse de la Justicia argentina que le pisaba los talones" por ser el "capo" del sexo en Buenos Aires, con 11 establecimientos donde se ejercía la prostitución.

Martins tiene en México varias causas abiertas, según el abogado, por fraude y por irregularidades migratorias, pero obtuvo un amparo en mayo de 2006 para evitar su eventual expulsión del país.

Fuente: DPA

G Plus

Facebook

Twitter

¿Te gustó este artículo?
 
Últimas noticias
Fotogalerías

Comentarios

Comentá en Perfil.com

Para comentar debes estar logueado,
ingresá a través de: